El frío invernal no es bueno para la vida útil de las baterías. El frío ralentiza las reacciones electroquímicas que permiten el funcionamiento de sus baterías y, por tanto, de su vehículo eléctrico. Por eso, el equipo de RossiniEnergy le aconseja sobre cómo evitar este problema.

Protege su vehículo

Lógicamente, si tiene un garaje o una marquesina, utilícelo para proteger su vehículo en invierno. Si bien su vehículo eléctrico no tiene problemas para arrancar en invierno, ¡una buena protección no lo dañará!

Gestione su calefacción

De hecho, para no afectar demasiado su autonomía, no debe calentar demasiado rápido de golpe. Piense en el preacondicionamiento, entrará en un vehículo ya calentado, que ciertamente es más agradable, y no tendrá que empujar la calefacción al máximo.

Además, el preacondicionamiento ayuda a precalentar todo el vehículo para evitar la pérdida de energía debido al arranque en frío.

Finalmente, si su VE se está recargando, el preacondicionamiento utilizará la energía de la red y no la almacenada en su batería.

¡Por tanto, es fundamental una buena gestión de su calefacción!

Recargue su batería al 100%

Cuando hace frío, las baterías rinden menos porque las reacciones electroquímicas no son tan rápidas. Agregue a eso el uso de la calefacción, que es necesaria, y su batería no podrá brindarle el mismo rendimiento que con temperaturas más templadas. Le recomendamos pues que siempre salga con una batería bien cargada y adopte un estilo de conducción más flexible para maximizar su autonomía.

En conclusión, es cierto que en invierno sus baterías están más expuestas y por tanto su capacidad disminuye. No obstante, una buena organización y planificación le permitirán pasar un invierno cómodo y sin complicaciones al volante de su vehículo eléctrico.